Lado3, Espacio · Gráfica · Imagen | La Coherencia de Nuestra Marca
16118
post-template-default,single,single-post,postid-16118,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

La Coherencia de Nuestra Marca

Cuando por fin nos atrevemos a crear una marca, hay muchos factores que debemos tomar en cuenta al comenzar, algunos puntos para este proceso los puedes encontrar en uno de nuestros artículos anteriores –aquí– . Si ya leíste el artículo, sabrás que en resumen los tips de los que hablamos son: darle una “voz” a la marca, determinar un público meta y conocerlo, generar una imagen llamativa y finalmente enfocarnos en el producto.

 

Tal vez estos pasos podían sonar un poco básicos, pero muchas veces lo dejamos botados en el camino. Ahora queremos dar un paso más y hablar sobre la coherencia que se necesita después de tomar en cuenta los punto anteriores. ¿Qué se te viene a la mente al hablar de coherencia? aún mejor, ¿Qué se te viene a la mente al hablar de la coherencia de nuestra marca? Bueno esta palabra se define de la siguiente manera:

 

coherencia
nombre femenino
1. Relación lógica entre dos cosas o entre las partes o elementos de algo de modo que no se produce contradicción ni oposición entre ellas.
“la coherencia interna de un discurso; en toda sociedad debe haber coherencia entre las formas de vida y los principios éticos”
2. Cualidad de la persona coherente o que actúa en consecuencia con sus ideas o con lo que expresa.

 

Si tomamos a nuestra marca como una persona, pensemos en lo consecuente que es según el propósito de su “voz”; cómo se viste, cómo habla, de qué habla, qué le interesa y qué actitud tiene ante la vida. No podríamos pensar que nuestra marca (utilizando los clichés de la vida) se viste de traje entero de marca, pero lo usa con tenis rotas y le suma una conversación ordinaria y desinteresada, pero tocando temas de interés tales como el futuro de su país y el mundo, y todo esto lo hace mientras maneja, habla por teléfono y bota basura por la ventana. ¿Es como una imagen confusa, verdad? Lo mismo podría sucedernos con nuestra marca.

Si nos determinamos como una marca familiar y divertida debemos enfocarnos en que nuestro cliente lo entienda, no podemos decir que somos una marca “verde” si nuestro producto no se interesa por el medio ambiente; como dijimos anteriormente, debemos ser coherente con cada uno de los elementos que exponemos sobre nuestra marca. Esto empezamos a construirlo cuando determinamos nuestro público meta, al conocerlo podremos darnos cuenta cómo y de qué habla, y eso encaminará a cada uno de los aspectos que van a caracterizarnos. Debemos adaptarnos a las características de nuestro público y seguir enfocándonos en el mismo.

Pensemos en algo, si nuestra marca fuera una persona, esta le caería bien o mal al público, ¿tendrían una relación con la misma? La coherencia que creemos en su imagen va a permitir una mayor aceptación por parte de los clientes, ya que podrán identificarse fácilmente y no recibirán un mensaje confuso. ¡Conéctese con esa persona que es su marca y cree una imagen coherente que se destaque de la competencia!

 

| LE PUEDE INTERESAR: 5 PASOS PREVIOS A INICIAR LA CONSTRUCCIÓN DE UNA MARCA.

 

Esta vez mientras escribía este post pensaba ¿Será que la persona que es lado3 le gusta a mis clientes y lectores? ¡Si tienes una opinión sobre nuestra “persona/marca” nos encantaría escucharla! O si estás interesada o interesado en iniciar un proceso de creación de marca no dudes en escribirnos: hola@lado3.com

Daniela Castro
hola@lado3.com
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.